LOS BENEFICIOS QUE PERMITIERON MITIGAR EL IMPACTO ECONÓMICO EN CAJAMARCA

Con facilidades y beneficios tributarios, exoneración de impuestos prediales, la instalación de mercados itinerantes y la coordinación de acciones con asociaciones de productores y compañías, el sector empresarial de Cajamarca mitigó en parte los efectos económicos que ocasionó la pandemia en la región, sostuvo Umner Silva, Director de la Facultad de Negocios de la Universidad Privada del Norte (UPN).

“Otras de las medidas del gobierno local de Cajamarca fue la exoneración total de arbitrios de limpieza pública, seguridad ciudadana, parques, jardines por los meses de marzo, abril y mayo. También se liberó el 100% de intereses y multas de los impuestos prediales, alcabala y el patrimonio vehicular, generando un alivio a los empresarios”, explicó el especialista de UPN.

Umner Silva manifestó que la crisis a causa del coronavirus implica también una serie de oportunidades de mejora en el sector empresarial. Entre las más urgentes propone la formalización de un sólido número de negocios y la reorganización de mercados y sus alrededores.

“La instalación de mercadillos itinerantes impulsa el desplazo de vendedores ambulantes que se encuentran en los alrededores de los mercados formales, evitando la propagación del virus y facilitando la preservación de la salud de la población que acude a estos lugares. Además, plantea la posibilidad de buscar espacios para la formalización de comerciantes y productores agropecuarios que les permitan ofertar sus productos durante la pandemia, generando una recuperación dentro de su economía familiar”, señaló Silva.

De acuerdo a información de la Gerencia Municipal en la región Cajamarca, hasta la fecha se implementaron 22 mercados itinerantes: 17 en la ciudad y 5 en centros poblados. Cada uno de estos lugares congrega en promedio alrededor de 200 comerciantes. Agrorural estima que instalará hasta junio un promedio de 60 ferias con la oferta de por lo menos 60 productores agropecuarias en cada uno de estos eventos.

Agregó que es necesario que los dueños de las empresas se reinventen, se adapten al consumidor actual, replanteen sus modelos de negocio y construyan de manera progresiva una nueva forma de obtener ingresos. Silva destacó la importancia de que las instituciones académicas brinden soporte a los emprendedores y explicó que desde UPN forman profesionales con una visión integral de los negocios con habilidades de liderazgo y pensamiento crítico, para que puedan contribuir en la mejora de la gestión de las empresas.

“La reactivación que se dio durante mayo no generó impacto económico significativo en la región, pero fue un importante inicio para trabajar en una estrategia progresiva para las siguientes etapas de reincorporación al mercado. Hasta el momento, en promedio solo 30% de los negocios en Cajamarca pudieron iniciar sus actividades de manera plena”, finalizó el Umner Silva de UPN. 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *