Astrónomos caracterizan por primera vez la atmósfera de un exoplaneta que «no debería existir»

Astrónomos caracterizan por primera vez la atmósfera de un exoplaneta que «no debería existir»

Los científicos explican que la temperatura del planeta es tan alta que su atmósfera «podría haberse evaporado por completo».

Un equipo dirigido por un astrónomo de la Universidad de Kansas ha retratado por primera vez la atmósfera del exoplaneta LTT 9779b, la misma que «no debería existir», tomando en cuenta las altas temperaturas que caracterizan a este cuerpo celeste. Los resultados del estudio fueron publicados el lunes en la revista Astrophysical Journal Letters.

Tras el análisis de datos, los científicos lograron detallar la primera caracterización atmosférica espectral de cualquier planeta descubierto por el Satélite de Sondeo de Exoplanetas en Tránsito (TESS, por sus siglas en inglés) junto con el telescopio espacial Spitzer de la NASA.

«Por primera vez, medimos la luz proveniente de este planeta que no debería existir», explicó el autor principal del estudio, Ian Crossfield, y agregó que «está tan intensamente irradiado por su estrella que su temperatura supera los 3.000 grados Fahrenheit [1.650 grados Celsius] y su atmósfera podría haberse evaporado por completo. Sin embargo, nuestras observaciones de Spitzer nos muestran su atmósfera a través de la luz infrarroja que emite el planeta».

Captura de pantalla

Según el especialista, las últimas mediciones han servido para entender qué moléculas componen su atmósfera. Por ejemplo, el espectro del LTT 9779b indica la presencia de monóxido de carbono o dióxido de carbono en la misma en la capa de aire que lo rodea.

Por otra parte, «este planeta no tiene una superficie sólida, y es mucho más caliente incluso que Mercurio en nuestro sistema solar; no solo el plomo se derretiría en la atmósfera de este planeta, sino también el platino, el cromo y el acero inoxidable», agregó Crossfield.

El sistema del LTT 9779b es considerado por los expertos como «bastante extremo» debido la velocidad con la que gira alrededor de su estrella, completando un año en menos de 24 horas. El descubrimiento de este planeta fue anunciado en septiembre y está situado a 260 años luz de la Tierra.

Eclipses secundarios

Mientras tanto, un estudio complementario dirigido por la astrónoma Diana Dragomir de la Universidad de Nuevo México, investigó la composición atmosférica del exoplaneta a través de observaciones de eclipses secundarios, cuando el planeta pasa por detrás de la estrella. La atenuación de la luz durante ese tránsito ayuda a comprender la estructura térmica de la atmósfera de un exoplaneta.

Los científicos identificaron evidencia de absorción molecular en la atmósfera del planeta, que probablemente se deba al monóxido de carbono. El hallazgo de esta molécula puede proporcionar pistas sobre el origen de este planeta y cómo logró mantener su atmósfera.

Deja un comentario