Científicos esperan una inmunidad de largo plazo al covid-19 tras detectar células esenciales para la lucha contra el SARS en los infectados en 2003

También sometieron a pruebas a varias personas que no se habían infectado ni con el SARS ni con el nuevo coronavirus, y más de la mitad presentaban las células específicas para la lucha del organismo contra el SARS-CoV-2.

Un grupo de investigadores determinó que algunas de las personas infectadas con el síndrome respiratorio agudo grave (SARS) en 2003 todavía poseen células-T, cruciales para la lucha contra infecciones, y sugirieron que los recuperados del covid-19 también tendrán una inmunidad de largo plazo.

«Las células-T, junto con los anticuerpos, son una parte integral de la respuesta inmune humana contra las infecciones virales debido a su capacidad de atacar directamente y matar a las células infectadas», reza un comunicado del Duke-NUS Medical School de Singapur, que realizó este estudio en colaboración con otras instituciones educativas del país.

Durante la investigación, cuyos resultados fueron publicados este 15 de julio en la revista Nature, los científicos sometieron a una prueba a algunas personas que se recuperaron del covid-19 y en todas ellas detectaron dichas células, lo «que sugiere que las células-T desempeñan un papel importante en la infección». Asimismo, el equipo determinó que 23 «pacientes que se recuperaron del SARS hace 17 años, después del brote de 2003, todavía poseen la memoria específica para el virus de las células-T y mostraron inmunidad cruzada al SARS-CoV-2», indicaron los científicos.

Imagen ilustrativa

En el estudio participaron también 37 personas que no se habían infectado ni con el SARS ni con el nuevo coronavirus,  19 de las cuales presentaban las células-T específicas para el SARS-CoV-2. De acuerdo con el profesor Antonio Bertoletti, este hecho puede deberse «a la inmunidad cruzada obtenida de la exposición a otros coronavirus, como los que causan el resfriado común o coronavirus de animales actualmente desconocidos».

«Estos resultados demuestran que las células-T específicas para el virus inducidas por la infección de betacoronavirus son de larga duración, apoyando la noción de que los pacientes con el covid-19 desarrollarán la inmunidad de células-T de largo plazo«, destaca el texto.

Según la profesora adjunta Tan Yee Joo, el equipo ya ha iniciado las investigaciones para determinar si la inmunidad de los recuperados del covid-19 se mantiene durante un período prolongado de tiempo. La información será muy importante para el desarrollo de una vacuna y «para responder a las preguntas sobre la reinfección», destacó.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *