El derrumbe de «la verdad histórica»: Identifican restos de uno de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa

El gobierno mexicano reveló este martes que logró identificar los restos de Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, uno de los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa el 26 de septiembre de 2014.

Omar Trejo, Titular de la Unidad para el Caso Ayotzinapa de la Fiscalía General de la República (FGR), dio a conocer los pormenores del hallazgo en un mensaje en el que reiteró que «la verdad histórica» que quiso imponer el gobierno de Enrique Peña Nieto para cerrar el caso carece por completo de sustento.

Explicó que, entre el 21 y el 29 de noviembre de 2019, personal de la Fiscalía General realizó una búsqueda en un lugar identificado como la Barranca de la Carnicería, en el municipio de Cocula, en el estado de Guerrero, en donde encontraron 15 indicios de restos humanos.

Tras analizarlos en presencia del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), la FGR seleccionó seis piezas óseas que fueron llevadas al Instituto de Genética de la Universidad de Innsbruck, en Austria, para realizar las pruebas de ADN y determinar si pertenecían a alguno de los estudiantes de Ayotzinapa, desaparecidos el 26 y 27 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero. 

La Universidad confirmó que uno de los restos pertenecía a Rodríguez Telumbre, pero para darle mayor certeza a los resultados, el EAAF hizo su propio estudio y el sábado pasado concluyó que una de las piezas óseas correspondía de forma indubitable al estudiante.

Al día siguiente, Trejo se trasladó a Tixtla, Guerrero, para informar personalmente de la identificación a la familia y resolver sus dudas.

«Hemos sido sumamente cuidadosos en la forma de informar y atemperar al máximo los efectos de la revictimización que pueden ser susceptibles al momento de dar este tipo de noticias», dijo el funcionario.

Apoyo a los familiares

En Tixtla, agregó, contó con el apoyo de las organizaciones que representan a las familias; el secretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas; y Mercedes Doretti, del EAAF, quien se conectó de manera virtual para explicarles a los familiares los resultados de los estudios genéticos.

El @GobiernoMX se suma al dolor y pérdida de doña Luz María Telumbre y Clemente Rodríguez, madre y padre de Christian, estudiante normalista de #Ayotzinapa. Nosotros no vamos a inventar una nueva verdad histórica, nuestro compromiso es con la verdad y la justicia. pic.twitter.com/jvwSQ7znKh

— Alejandro Encinas (@A_Encinas_R) July 7, 2020

«La familia se enteró de la identificación a través de los funcionarios encargados de la investigación, no por los medios«, destacó Trejo, quien aprovechó para enviar su solidaridad a los padres y hermanos de Rodríguez Telumbre.

«Al resto de las familias de los 43 estudiantes desaparecidos y a los compañeros de Cristian les ratifico que mi compromiso moral, personal y profesional es con ustedes», dijo.

El fin de la verdad histórica

El encargado de la investigación sobre Ayotzinapa subrayó la importancia de que el resto humano que permitió identificar a una de las víctimas no fue tirado ni encontrado en el basurero de Cocula ni en el Río San Juan, en donde el gobierno de Peña Nieto aseguraba que habían sido quemados los estudiantes.

«Con este nuevo hallazgo la ‘verdad histórica’ se acabó. El caso sigue abierto. Con estas acciones hacemos patente que el compromiso de justicia y verdad serán cumplidos», afirmó.

También prometió que, a diferencia de lo que hizo el gobierno anterior, ahora se trabaja para contar con pruebas objetivas que soporten las nuevas líneas de investigación.

Con este nuevo hallazgo, como lo señaló el Fiscal General de la República, el doctor Alejandro Gertz Manero, la verdad histórica se acabó. Y enfatizo, el caso sigue abierto. La Unidad a mi cargo trabaja para contar con pruebas objetivas.

— FGR México (@FGRMexico) July 7, 2020

«La Unidad a mi cargo no presentará resultados ni difundirá conclusiones que no cuenten con dicho sustento», señaló al anticipar que se realizará otro envío de restos a la Universidad de Innsbruck, de forma consensuada entre peritos de la Fiscalía y especialistas del EAAF.

El hallazgo que se dio a conocer este martes, precisó, «da cuenta de que estamos actuando con toda la seriedad. Hemos roto el pacto de impunidad y de silencio que rodeaba Ayotzinapa».

Las autoridades que lo antecedieron, recordó, anunciaron a las familias y a la sociedad que cerraban el caso, una decisión tomada con base en la manipulación de la información, la tortura de los presuntos responsables y el «control de una mentira», como la historia de la quema de cuerpos en el basurero de Cocula y el Río San Juan.

«Con esas acciones negaban a las familias su derecho a la verdad y la justicia. Les decían: ‘dejen de buscar porque ya encontramos la verdad’. Hoy les decimos esto no es así y nunca fue así», acusó.

La identificación de Rodríguez, agregó, «rompe con la narrativa de una mentira que cerró más posibilidades de buscar y encontrar».

Trejo les prometió a las familias que la búsqueda de sus hijos seguirá porque tienen todo el derecho a la verdad y a la justicia.

Con Rodríguez Telumbre ya son tres los estudiantes identificados, ya que en diciembre de 2014 el EAAF confirmó que unos restos encontrados pertenecían a Alexander Mora Venancio, de 19 años. Al año siguiente se identificó a Jhosivani Guerrero de la Cruz, de 20 años. Pero todavía falta saber qué pasó con los otros 40 jóvenes que fueron víctimas de desaparición forzada.

Las mentiras de Peña Nieto

La semana pasada, el fiscal general Alejandro Gertz Manero reveló que el exdirector de la Agencia de Investigación Criminal, Tomás Zerón de Lucio, huyó del México para evitar su captura por estar acusado de haber ocultado y alteradopruebas, en torno a la desaparición de 43 estudiantes en Ayotzinapa.

También dio por terminada la versión que ofreció el gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto sobre la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, que provocó una conmoción internacional.

«Se acabó la verdad histórica», dijo al referirse a una de las frases que marcaron el pasado sexenio.

En ese entonces, el exprocurador Jesús Murillo Karam aseguró que policías municipales habían secuestrado y entregado a los estudiantes a miembros del Cártel Guerreros Unidos, que los terminaron matando y quemando en un basurero. Lo llamó ‘la verdad histórica’. 

La versión, que exculpaba por completo la responsabilidad del Estado, fue defendida por el expresidente hasta el fin de su mandato.

Deja un comentario