EU da a mexicano 10 años de prisión por tráfico de personas

Un ciudadano mexicano ha sido sentenciado a 10 años de prisión en Arizona por su papel en una conspiración de tráfico de personas.

Arizona.- Un juez federal del Distrito de Arizona en Estados Unidos sentenció a un ciudadano mexicano a 120 meses, que es igual a 10 años de prisión, por su participación en una peligrosa conspiración de tráfico de personas.

Se trata de Jesús Ernesto Dessens-Romero, de 28 años, originario de Agua Prieta, Sonora, quien en noviembre de 2023 fue declarado culpable de múltiples delitos de tráfico de inmigrantes, incluida la conspiración para transportar inmigrantes ilegales con fines de lucro a Estados Unidos.

El juez federal de distrito, John Hinderaker, también determinó que Dessens-Romero puso en peligro la vida humana al cometer estos delitos.

“Los traficantes de personas se benefician de la explotación de los migrantes y los exponen rutinariamente a la violencia, las lesiones y la muerte”, añadió el Fiscal General, Merrick B. Garland.

Te podría interesar: Huracán Beryl deja siete muertos tras su paso por el Caribe

Un ciudadano mexicano ha sido sentenciado a 10 años de prisión en Arizona por su papel en una conspiración de tráfico de personas.

Mexicano recibe 10 años de prisión en Arizona

Las pruebas presentadas en el juicio demostraron que Dessens-Romero era el guía a pie de cinco ciudadanos mexicanos que cruzaron ilegalmente a Estados Unidos en febrero de 2021. El grupo incluía a tres hermanas (de 23, 20 y 17 años) y a una amiga de la familia de 16 años.

Dessens-Romero llevó a estas personas a través de las montañas Huachuca, cerca de Fort Huachuca, en el sur de Arizona, debido a la menor presencia de fuerzas del orden en la zona.

Aunque el grupo contaba con comida y agua limitadas, enfrentaron graves condiciones climáticas por la noche, incluyendo temperaturas gélidas y nieve.

Al cabo de algunos días, la hermana de 23 años sufrió un agotamiento físico severo, por lo que no podía comer, caminar ni seguir órdenes sencillas.

Dessens-Romero no llamó a los servicios de emergencia y les dijo a las demás mujeres que estaban cerca de una carretera transitada donde podrían encontrar a la mujer enferma si la dejaban atrás.

El ciudadano mexicano localizó la señal del teléfono celular en un terreno más alto para llamar a una organización transnacional de contrabando criminal.

Luego llevó al resto del grupo a Sierra Vista, donde fueron recogidos por conspiradores no identificados y transportados más adentro de Estados Unidos.

Síguenos en Google News


Deja un comentario