La despidieron por hacer videos como coach nutricional mientras estaba con licencia por depresión

Una trabajadora de Valencia, en España, fue despedida de su trabajo luego de empezar a hacer videos como coach nutricional en Instagram, mientras se encontraba con licencia laboral por depresión.

La mujer trabajaba en una tienda de venta de libros y revistas en Valencia cuando presentó una licencia médica por un cuadro depresivo. Mientras continuaba en reposo, empezó a presentarse como «coach nutricional de belleza y cosmética» en redes sociales.

LO ÚLTIMO

La compañía donde trabajaba le notificó su despido el 25 de noviembre de 2022, acusando que la mujer cometió «un evidente fraude y deslealtad para con la empresa (…) mientras se encuentra de baja por incapacidad temporal, sin posibilidad de prestar servicios».

La compañía también aludió a que la mujer estaba «apta para prestar servicios en la empresa» y alegó que las actividades que realizaba en redes sociales son «absolutamente incompatibles con su recuperación», y además «evidencian la inexistencia de las dolencias que manifiesta tener».

Influencer referencial (Shutterstock)

«Durante todos estos meses en los que se ha encontrado de baja por una supuesta depresión, esta empresa ha tenido conocimiento de que ha mantenido abierta y activa una página de la red social Instagram en la que se anuncia como coach nutricional», alegaron.

Ir a la siguiente nota

«Esto es pura felicidad»

Según explicó la empresa, en Instagram la mujer presentaba como colaboradora de una marca y promocionaba la compra de sus productos alimenticios. También decía con ese empleo trabajaba dos horas diarias desde casa con su celular y obtenía «mayores ingresos que en su profesión habitual».

En la carta de despido se mencionaron algunas de las publicaciones que realizaba. «Esta empresa es increíble lo que te cambia vida, así que si estás dispuest@ a realizar un cambio en tu vida no dudes en contactarme, ya que te lo agradecerás para siempre, recuérdalo!!!», indicó.

«Esto es pura felicidad!!! Disfrutar de los míos 24/7. Se hacen mayores y pasa el tiempo muy rápido. Falta mi mini-yo que vuela sola ya, así que hay que disfrutar y exprimir cada segundo con ellos», es otro de los posteos que realizó.

Tras el despido, la trabajadora demandó a la empresa, sin embargo, la acción judicial fue desestimada y la justicia declaró que el despido era procedente, indica la sentencia expuesta en Diario Constitucional.

Luego de esa decisión, la trabajadora continuó alegando ante la justicia y recurrió al Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, donde detalló que su labor como influencer en redes sociales no era más que «postureo», es decir, que lo hacía solo para presumir.

La justicia estableció que no se trataba solo de postureo, ya que las publicaciones que ella realizaba requerían «una tarea de selección de contenidos y fotos que no es automática» y se necesitaba «un esfuerzo, concentración y atención que son incompatibles con un déficit cognitivo y de memoria y, en definitiva, con un trastorno psíquico incapacitante».

Finalmente, el tribunal de Valencia desestimó el recurso presentado por la trabajadora y confirmó la sentencia que declaró que el despido fue procedente.

Todo sobre Sucesos

Deja un comentario