“Me quise defender”: Habla hombre que mató y enterró a su vecino en el patio de su casa tras descubrirlo robándole

Eustaquio José Luis Retamoso, de 57 años, es el único sospechoso e imputado por la muerte de su vecino, a quien enterró en el patio de su casa luego de haberlo encontrado robando en su domicilio en Santa Fe, Argentina.

El crimen ocurrió el pasado domingo por la tarde, cuando Eustaquio le dio muerte a Sebastián Edgardo Lillini, de 48 años, tras haberlo encontrado robando en su casa.

“Me quise defender”

El hombre de 57 años asegura que su vecino era un conocido con el que solían beber vino en su casa. Sin embargo, esa tarde cuenta haber consumido drogas junto a él.

En un momento, el dueño de la vivienda le pidió a Sebastián que se retirara y, tras ello, Eustaquio fue a buscar unas herramientas a otra casa y cuando volvió lo encontró robándole unos ahorros.

Fue ahí cuando comenzó la pelea a golpes entre los dos: “Me quise defender lo que más pude y agarré un cuchillo y lo apuñalé“, contó, luego de que Lillini continuara agrediéndolo.

Lo único que hice fue agarrar el cuchillo y tratar de que no me matara. Me pegó un golpe con un palo que me dejó medio en blanco”, detalla y afirma que todo lo sintió como “un sueño”.

“Estuve varias horas hasta que llamé al 911. Para mí fue un sueño. Cuando me di cuenta de lo que había hecho no lo podía creer, no sabía qué hacer. Tuve miedo de que algún familiar llegara y lo viera”, describe.

“Me arrepiento”

Tras estar sobrio y fuera del efecto de las drogas, llamó a su hermana y a sus hijas para pedirles perdón por el crimen que había cometido.

Les fallé. Hice algo que no debía hacer y me arrepiento mucho“, fue la conversación que sostuvo con sus familiares, y añade que parte de su rabia en contra de la víctima fue porque se refirió en duros términos a una de sus hijas.

¿En qué contexto ocurrió el crimen?

La investigación indicó que el agresor había estado bebiendo alcohol el domingo pasado con la víctima. A partir de allí, se ausentó por un rato para realizar un mandado” y, al regresar, se percató del supuesto robo.

La situación derivó en un altercado que terminó a los golpes. A raíz de lo anterior, el autor del crimen asesinó a su vecino con un cuchillo, para luego trasladar el cuerpo al fondo del terreno.

No conforme con aquello, lo enterró en el patio de su casa, después de cavar una fosa, que más tarde terminó tapando con tierra.

Deja un comentario