Revelan detalles inéditos y una “hipótesis muy avanzada” del asesinato de fiscal paraguayo que lideraba lucha antidrogas

El féretro con el cuerpo del fiscal paraguayo antimafia Marcelo Pecci, asesinado a tiros durante su luna de miel en Colombia, fue repatriado este viernes en un vuelo con destino a Asunción.

El fiscal de 45 años fue asesinado por dos sicarios que se movilizaban en una moto acuática y llegaron hasta una playa de la isla de Barú, cerca de Cartagena. Pecchi estaba hospedado en un hotel Decameron junto con su esposa, la periodista Claudia Aguilera.

En el marco de este impactante crimen, el reportero Óscar Lovera, colega de la pareja del persecutor en Unicanal, entregó este viernes detalles inéditos del crimen a W Radio.

El relato del periodista

El periodista comenzó describiendo que “Marcelo se metió un poco al agua por última vez”. En ese momento el fiscal salió del mar, cuando de pronto un hombre se acerca, “saca el arma que tenía aparentemente oculta bajo la playera” y “lo ataca de costado”.

De acuerdo a lo anterior, el reportero indicó que luego de dispararle escapó “cubriendo la huida con tiros, porque había gente que aparentemente quería atraparlos“.

Cabe mencionar que según la versión del propio hotel, los agresores dispararon también a un guardia que salió ileso.

Instagram @aguileraclaudi

La hipótesis del crimen

Por otra parte, el fiscal general de Colombia, Francisco Barbosa, aseguró que existe “una hipótesis muy avanzada” según la cual el asesinato estaría relacionado con el “crimen organizado trasnacional”. 

“Estas estructuras criminales hacen lo que tengan que hacer para llegar a sus objetivos… Son prácticas que se han venido viendo también en otro países como en México”, sostuvo el persecutor.

En tanto, la policía difundió la imagen de uno de los presuntos agresores de Pecci en busca de información que permita su captura. En la fotografía se ve a un hombre delgado, de piel morena, sonriente, con sombrero y gafas de sol, y, según Lovera, ese fue el hombre que disparó.

Las autoridades ofrecen una recompensa equivalente a unos 488.000 dólares (más de 400 millones de pesos chilenos) por información que permita la captura de los asesinos.

Deja un comentario