Se encontraba prófugo: Capturan al «estafador del amor» responsable de engañar a más de 20 mujeres

Seis meses fueron los que Albert Cavallé, un joven catalán, alcanzó a estar prófugo de la justicia luego de que la audiencia de Barcelona, en España, ordenara su captura y posterior ingreso a la cárcel. 

Esto, después de que Cavallé fuera condenado por su responsabilidad en estafar a más de 20 mujeres. Pero si bien fue medio año el que el sujeto estuvo prófugo de la justicia, lo cierto es que hace más de 7 años que cayó la primera denuncia en su contra por parte de una de sus víctimas. 

Ir a la siguiente nota

Estafaba a través de aplicaciones de citas

En lo que a su forma de operar respecta, el hombre, conocido como el «estafador del amor«, tenía diversas identidades en aplicaciones de citas como Badoo y Tinder.

A través de esas plataformas les daba a entender a sus víctimas que tenía un buen pasar económico, lo que les brindaba la seguridad de que el hombre iba a ser capaz de devolver el dinero que les pedía prestado a quienes creían ser sus parejas.

Afirmaba estar en la lista de los «Panamá Papers»

Por ejemplo, uno de los casos más llamativos ocurrió en 2017. En aquel tiempo estaba sonando fuerte el escándalo de los «Panamá Papers», donde se descubrió la existencia de firmas en un paraíso fiscal donde se ocultaba la identidad de los involucrados y en que decenas de personalidades públicas figuraban en las listas filtradas.

Albert Cavallé

Según lo consignado por el medio local El Periódico, Cavallé aseguraba ser una de las personas que había sido afectada por esa filtración y que sus dineros se encontraban retenidos, por lo que pedía a las víctimas ayudas económicas con la promesa de devolver el dinero posteriormente.

Otra de las historias que decía es que era el hijo del dueño de una clínica de cirugías estéticas en Barcelona, además de presentar reservas en lujosos hoteles para darle mayor respaldo a que tenía un gran poder adquisitivo.

Por si fuera poco, también se le acusa de haber amedrentado a las víctimas una vez que ellas habían realizado las denuncias en su contra, con el objetivo de que estas fueran retiradas.

A pesar de que el Ministerio Público pedía una condena de nueve años y diez meses de prisión por un delito continuado de estafa, otro de hurto, apropiación indebida y dos delitos de obstrucción a la justicia, finalmente solo deberá cumplir una sentencia de dos años y tres meses de cárcel.

Todo sobre Sucesos

Deja un comentario