Sin turistas: Perú ha perdido más de 6 millones de dólares en turismo por crisis y disturbios

¿Qué pasó?

Los violentos disturbios que sacuden Perú desde diciembre han ahuyentado a los turistas, dejando descolocadas a las comunidades de Machu Picchu que dependen de este popular destino.

«Mira, no hay nada, está vacío», recalca el «Inca» Juan Pablo Huanacchini Mamani, de 48 años, quien trabaja con turistas, ataviado con un traje de coloridas telas, sandalias y ornamentos dorados que resplandecen con el sol.

La importancia del turismo para la economía peruana

La economía del país andino se basa en buena parte en el turismo, importante fuente de empleo que atraía a unos 4,5 millones de visitantes por año antes de la pandemia. Pero en cuestión de semanas la situación ha cambiado en Ollantaytambo, a unos 60 km de Cuzco, capital inca y turística del país, donde unos 4.000 visitantes llegaban diariamente durante la temporada alta para conocer Machu Picchu.

Desde el 7 de diciembre, Perú se ha visto sacudido por protestas que han dejado 48 muertos. Los manifestantes piden la renuncia de la presidenta Dina Boluarte, quien asumió el poder tras la destitución y detención del mandatario izquierdista Pedro Castillo ese 7 de diciembre, por haber intentado disolver el Parlamento.

En medio de las protestas, ahora apenas unos cien acuden los fines de semana, los dos únicos días permitidos por los manifestantes, una concesión para que los habitantes puedan sobrevivir.

«Vivimos del turismo (…) Ahora estamos en una escasez de gente. Cuando hay turismo todo nuestro pueblo trabaja mediante los hoteles, mediante los restaurantes, la agricultura se mueve», narra el «Inca». Hoy, asegura, están en una «crisis tremenda».

Caída libre

La crisis está costando al país 25 millones de soles diarios (unos 6,5 millones de dólares), con una caída del 83% en la ocupación hotelera, según cifras del Ministerio de Turismo. Abel Alberto Matto Leiva, director regional de turismo, explica que en Cuzco «75% de la población trabaja directa o indirectamente con el turismo, 900 guías de turismo, 5.000 porteadores» durante el Camino Inca a Machu Picchu.

Es «una cadena», subraya, que comprende «2.500 agencias de viajes», comida, alojamiento, transporte. Hasta el momento, la situación ha dejado unos 20.000 desempleados «y se siguen sumando», con proyecciones de unos 120.000 para marzo, agrega.

«Estamos en caída libre y no sabemos cuándo se va a detener«, considera Henry Yabar, vicepresidente de la cámara hotelera de Cuzco, que también ha cerrado su establecimiento, un hotel de tres estrellas con unas 15 habitaciones.

«Tenemos alrededor de 250 personas en Cuzco, cuando en buena temporada podemos tener 10.000«, explica. Para Yabar, la crisis política ha asestado un golpe «fatal»: «Estamos hablando de 95% de cancelaciones» y de los 12.000 hoteles y hospedajes en Cuzco «entre 25 y 30% (los más pequeños) ya han quebrado».

Todo sobre Crisis en Perú

Deja un comentario