Putin se burla de la bandera arcoíris colgada en Embajada de EEUU

El presidente ruso ridiculiza el símbolo de la lucha por la igualdad del colectivo LGTB

Agentes policiales bloquean una manifestación de la comunidad LGB en...

Agentes policiales bloquean una manifestación de la comunidad LGB en San Petersburgo.
ANTON VAGANOV / REUTERS

Moscú no tiene desfile del Orgullo Gay pero lleva todo el mes de julio hablando del mismo tema por culpa de una bandera y una marca de helado.

El presidente ruso, Vladimir Putin, se burló el pasado viernes de la Embajada de Estados Unidos en Moscú, que ha colgado en su fachada una bandera arco iris, símbolo de la lucha por la igualdad del colectivo LGTB. Preguntado por una diputada, Putin dijo con una sonrisa: «¿Y quién trabaja en ese edificio? Dejemos que lo celebren.

Eso dice bastante sobre la gente que trabaja allí».

El presidente ruso Vladimir Putin se burló el viernes de la Embajada de Estados Unidos en Moscú, que había colgado a finales de junio una bandera arcoíris, símbolo de la lucha homosexual, en su fachada.

Durante una videoconferencia, respondiendo a una diputada que le señaló que la embajada había colgado la bandera para el “Mes del Orgullo”, Vladimir Putin preguntó con una sonrisa: “¿Quién trabaja en este edificio?”. “Dejémoslos celebrar. Esto dice algo sobre la gente que trabaja allí”, continuó, según la televisión.

El presidente ruso firmó el viernes las enmiendas constitucionales aprobadas por los rusos durante un referéndum, entre ellas la institución del matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer, que prohíbe de hecho el matrimonio homosexual.

Sin embargo, el viernes, Vladimir Putin aseguró que su país no discriminaba a nadie por su orientación sexual y que la ley de 2013, que prohibía la “propaganda” homosexual entre los menores, se limitaba a impedir que esas relaciones se “impusieran” a los niños.

Ekaterina Lakhova, una senadora del partido gobernante conocida por sus ideas conservadoras, denunció que los colores de la bandera arcoíris se utilizaban para vender helados. “Es indirecto, pero obliga a nuestros hijos a acostumbrarse a los colores, a la bandera que todos ondean, incluso en esta embajada”, dijo.

El embajador de Estados Unidos en Moscú, John Sullivan, dijo en Twitter el 25 de junio que “nuestra embajada despliega la bandera arcoíris en solidaridad”, acompañado de un video de la bandera colgada de una fachada del edificio, en una una arteria muy frecuentada de Moscú.

La embajada británica también izó una bandera arcoíris. Miembros de un grupo conservador ortodoxo protestaron ante la embajada, pisoteándola.

La bandera también se convirtió en un símbolo de apoyo a los derechos de las minorías sexuales, ya que muchos moscovitas han tomado selfies con la insignia al fondo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *