Policías intentaron desaparecer 6 mil archivos de cámaras de seguridad de discoteca

Un documento es clave en la investigación que realiza la Fiscalía, sobre lo que ocurrió realmente al interior de Thomas Restobar, lugar donde murieron 13 personas la noche del sábado 22 de agosto último. Pero también es sumamente importante sobre lo que pasó después de la intervención policial.

Se trata del análisis digital forense elaborado por la oficina de peritajes del Ministerio Público, fechado el 27 de agosto del 2020. El documento de 84 páginas revela que se eliminaron 5 mil 924 archivos de video que habían sido captados por las 4 cámaras ubicadas en este local. De ese número, mil 196 archivos de video corresponden «al rango y fecha en que ocurrió la tragedia».

La apreciación criminalística señala que «el dispositivo DVR fue manipulado con la finalidad de eliminar archivos de video». Es decir, alguien quiso desaparecer material valioso en este caso. Por fortuna, las imágenes fueron recuperadadas. Pero, ¿qué se intentó eliminar y quién es el principal sospechoso de esa tarea?

Por lo pronto, gracias a las imágenes recuperadas, se ha podido establecer que un policía de civil, identificado como Aaron Salcedo, se acercó al mostrador donde se encontraba el monitor de las cámaras y el DVR, la memoria donde se almacenaban las imágenes. Se le ve manipulando el dispositivo. Él ha negado cualquier intento de encubrimiento y asegura haber seguido todos los protocolos de seguridad para mantener a salvo el material de video.

Sin embargo, el informe forense del Ministerio Público, indica que también se borraron del DVR, las imágenes de la llegada de la policía captadas por la cámara ubicada en la fachada del local. También desaparecieron varios minutos de imágenes de la escalera y del salón de baile del local. Esta manipulación corresponde precisamente a los instantes posteriores de la intervención policial en el lugar, según el documento forense.

El documento pericial también concluye que la policía no efectuó disparos ni utilizó bombas lacrimógenas y que los asistentes tampoco lanzaron botellas de cerveza, como se especuló al inicio. Felizmente, todo este material fue recuperado por el equipo de análisis digital forense del Ministerio Público.

Fuente: Canal N

Deja un comentario