«Nos siguen engañando»: intenta demostrar que la nieve caída en España es «plástico» y las redes no la perdonan

«Nos siguen engañando»: intenta demostrar que la nieve caída en España es «plástico» y las redes no la perdonan

La protagonista de un video viral hace una bola con la nieve de su terraza, la lleva al interior de su vivienda e intenta derretirla con la llama de un mechero para probar que «no es nieve de verdad».

Tras la histórica nevada que ha dejado a su paso por España la tormenta ‘Filomena’, no dejan de circular por las redes preciosas e insólitas estampas, como la de un hombre paseándose por las calles de Madrid en un trineo tirado por perros. Pero junto a los que disfrutan del blanco elemento o sufren las consecuencias del temporal, también asoman en las redes los ‘negacionistas’ que discuten su naturaleza: Estos teóricos de conspiración queman bolas de nieve con un mechero en su intento por ‘demostrar’ que, en realidad, se trata de plástico. 

Uno de los videos que más se han difundido en las redes muestra a una mujer que hace una bola con la nieve caída en su terraza, se la lleva al interior de su vivienda e intenta derretirla allí con la llama de un mechero para demostrar que «no es nieve de verdad«. El hecho de que la bola no se deshaga inmediatamente, que una parte de ella se ponga negra y que la operación deje un olor «a plástico quemado» son para la mujer pruebas fehacientes de que la nieve no es nieve. Asimismo, asegura que al calentar la bola «debería caer agua y deshacerse, porque es obvio que con el fuego tiene que hacerlo». «Esto es la m***da que nos mandan, puro plástico. Nos siguen engañando con todo», concluye la protagonista del video.

¿Y si el fuego de su mechero no es fuego?

Las imágenes no han tardado en viralizarse en Twitter, donde muchos usuarios reaccionaron arremetiendo con todo tipo de bromas contra el experimento de la mujer, sugiriendo con sorna que «es nieve de plástico que viene directamente de China»; que «la nieve que ha cogido esa señora es nieve, pero el fuego de su mechero no es fuego», o que «el agua que nos mandan tampoco es agua», sino «polietileno líquido inyectado en la atmósfera como aerosol» que precipita «cuando Bill Gates aprieta el botón de la 5G».   

«¿Tú te crees que si alguien en otras galaxias nos ve desde fuera, se va a molestar en venir a invadirnos?», se pregunta un usuario, mientras que otro sentencia: «Mira, yo me bajo de la vida».

Uno de los comentarios señala que a la teórica de la conspiración le ha faltado decir que «la Antártida en realidad es un decorado de plástico y los pingüinos actores chiquititos».  

La explicación

Mientras tanto, algunos internautas, como el biólogo Alvaro Bayón, se han molestado en explicar a los escépticos la naturaleza del fenómeno. En un hilo publicado en Twitter, el experto argumenta que «al usar un mechero estamos quemando un combustible (butano o gasolina), que contiene una interesante cantidad de impurezas que, al quemarse, forman hollín», que normalmente se ve como humo. De esta forma, lo que vemos es el «hollín del combustible depositándose sobre la superficie» de la bola. Por otro lado, mientras que el propio gas butano es inodoro, está mezclado con sustancias que sí huelen por lo que —enfatiza— «el olor viene de esas impurezas que se están quemando».

La histórica nevada en España, la más intensa registrada desde 1971, en imágenes

En cuanto a por qué no se derrite inmediatamente, el divulgador explica que, en primer lugar, el agua, incluso congelada, «tiene un alto calor específico». Si la bola de nieve «está apelmazada» —es decir, si eliminas el aire que hay entre los copos—, el hielo está en contacto con «más hielo». «La llama la estás aplicando sobre un punto localizado, y la mayor parte del calor que recibe va a disiparse por el resto de la masa de hielo, sin llegar a derretirse, a causa de ese alto calor específico», detalla el biólogo. 

Al mismo tiempo, «en el punto donde la llama impacta de forma más directa, el hielo, al pasar repentinamente de una temperatura muy baja a una muy alta, sufre un proceso bien conocido por cualquiera que haya estudiado física y química en la ESO, que es la sublimación», el paso de hielo a vapor sin pasar por la fase líquida. «Muy poco sólido pasa a mucho gas, así que es normal que ese proceso sea poco aparente. Aunque llega a verse si se presta atención», apuntó Bayón.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

Deja un comentario